miércoles, 5 de septiembre de 2007

Compartimos un artículo sobre Gestión de Riesgo Legal (Legal Risk Management), escrito por Rodrigo Albagli Ventura.


Gestión del Riesgo Legal (fecha 04/09/2007)

Derivado del aumento y mayor complejidad de la regulación legal de la actividad económica, tanto a nivel general (tax, laboral, protección del consumidor, libre competencia, etc.) como en cada una de las industrias en particular y en aquellas que denominamos “industrias reguladas” con mayor fuerza, se hace necesario adoptar una visión preventiva y sistemática de gestión del riesgo legal.

Lo anterior implica en términos generales que debemos pasar de un modelo reactivo, en el cual las empresas, los ejecutivos y directores actuaban una vez que los efectos se habían producido, debiendo adoptar una actitud proactiva, por la cual, cada empresa debe conocer con certeza la normativa y reglamentación que incide de manera directa e indirecta en su actividad. A partir de este conocimiento y una adecuada gestión de la información, será posible prevenir infracciones y sanciones que afectan directamente el valor de los activos de la compañía en general.

De igual forma, está comprobado que un ordenamiento legal y regulatorio efectivo, permite a las empresas un acceso al crédito y al sistema financiero formal de manera más fácil y a un menor costo.

Cada día las relaciones comerciales se dan en mayor número y son más intensas y complejas. La globalización, a su vez, demanda un conocimiento de normativas y reglamentaciones internacionales como de los sistemas legales de cada jurisdicción.

Finalmente, las empresas se encuentran en permanente interacción con el estado, los consumidores, la competencia como con el público en general. Estos diferentes ámbitos de interacción serán más intensos para unas empresas con algunos actores y en otras serán mayores con otros actores del mercado. Por ejemplo, las empresas de retail deben tener especial énfasis en su relación con los consumidores, en tanto, una concesionaria de obras públicas tiene su foco en las relaciones con el Estado, y así en cada empresa deberemos estar a sus relaciones estratégicas de manera de conocer la reglamentación que le resulta crítica y diseñar un modelo y protocolos que permitan gestionar el riesgo legal de manera eficiente.

En nuestra visión y experiencia práctica podemos afirmar que sólo a través de un adecuado control y gestión del riesgo legal, será posible para las empresas enfrentar el futuro de manera más competitiva, con acceso al crédito en condiciones favorables y disminuyendo notablemente la posibilidad de conflictos y contingencias que en definitiva afecten directamente en valor de la compañía como de sus activos.

Quienes logren adoptar una estructura y sistemas eficientes de gestión del riesgo legal estarán entonces mejor preparados para enfrentar el futuro. Aquellos que sigan estancados en un modelo tradicional o reactivo tendrán seguramente serios problemas para competir en mercados cada vez más regulados, competitivos e informados, donde los espacios para cometer errores prácticamente tienden a desaparecer.

No hay comentarios: