miércoles, 28 de noviembre de 2007

Indonesia considera aplicar ciertas flexibilidades consagradas en ADPICS respecto a patentes farmacéuticas.


28 de noviembre del 2007

Indonesia considera licencias obligatorias para tres medicamentos más contra el VIH/SIDA

Por Sinfah Tunsarawuth para Intellectual Property Watch

BANGKOK - Indonesia está considerando ejercer el derecho amparado por sus leyes de producir versiones más económicas de tres medicamentos adicionales patentados contra el VIH/SIDA sin el permiso de los titulares de patentes, tras haber utilizado esta medida anteriormente para tres medicamentos similares.

En Indonesia se necesitan tres medicamentos antirretrovíricos de segunda línea para los pacientes afectados por el VIH/SIDA, y el financiamiento actual para los tres medicamentos podría agotarse pronto, según Samsuridjal Djauzi, médico que participa en las actividades de concesión de licencias obligatorias del gobierno. Durante el tratamiento, algunos pacientes afectados por el VIH/SIDA muestran resistencia a los medicamentos de primera línea y necesitan estos medicamentos de segunda línea para estimular el sistema inmunitario, señaló.

Los tres medicamentos en consideración son tenofovir, didanosina y lopinavir, indicó Djauzi, quien enseña ciencias médicas en la Universidad de Indonesia en Yakarta y trabaja en una clínica con pacientes afectados por el VIH/SIDA. Djauzi concedió una entrevista a Intellectual Property Watch al margen de una reunión sobre licencias obligatorias que tuvo lugar del 21 al 23 de noviembre en Bangkok. Señaló que su grupo de trabajo actualmente recolecta datos sobre los tres medicamentos a fin de presentar propuestas al Ministro de Salud, quien tomará la decisión. Tenofovir, didanosina y lopinavir son los nombres genéricos de las versiones patentadas que producen y comercializan Gilead Sciences, Bristol-Myers Squibb y Abbott Laboratories, respectivamente.

Djauzi dijo que actualmente alrededor de 10.000 pacientes indonesios reciben tratamiento antirretrovírico de primera línea y, en general, menos del 5 por ciento de los pacientes muestran resistencia y necesitan el tratamiento antirretrovírico de segunda línea, que es más costoso.

En la actualidad, el Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria suministra estos medicamentos antirretrovíricos de segunda línea a Indonesia; sin embargo, Djauzi afirmó que es posible que los insumos se agoten pronto, ya que el Fondo podría decidir reducir la ayuda a este país.

En 2004, Indonesia dictó un decreto presidencial para hacer uso de las licencias obligatorias para dos medicamentos antirretrovíricos: lamivudina y nevirapina. En marzo de 2007, se renovó el decreto y se incluyó efavirenz, otro medicamento antirretrovírico que reemplazó a la nevirapina como medicamento de primera línea.

Indonesia usa lamivudina, efavirenz y zidovudina como los tres medicamentos antirretrovíricos de primera línea para los pacientes indonesios con VIH/SIDA. El país no impuso una licencia obligatoria para la zidovudina, ya que la patente de dicho medicamento había vencido previamente. PT Kimia Farma, una empresa farmacéutica estatal, produce los tres medicamentos en el país.

Djauzi señaló que si se conceden licencias obligatorias para los tres medicamentos antirretrovíricos de segunda línea, es posible que Indonesia deba importar los ingredientes de India, pero produciría las versiones genéricas localmente.

Además afirmó que los precios de estos medicamentos antirretrovíricos de segunda línea han disminuido desde que la industria local comenzó a producir las versiones genéricas de los medicamentos de primera línea, pero advirtió que es incierto que las empresas farmacéuticas multinacionales mantengan los precios bajos sin la presión de posibles licencias obligatorias y la competencia de los medicamentos genéricos.

“Es posible que bajen los precios ahora, pero ¿hasta cuándo?”, dijo el médico indonesio. “Sin embargo, la sociedad desea obtener un suministro sostenible de medicamentos antirretrovíricos a precios asequibles. Por lo tanto, la opción de producirlos en nuestro país es muy conveniente”.

Djauzi afirmó en el documento presentado en la reunión de Bangkok que si bien se estima que la cantidad de indonesios afectados por el VIH/SIDA fue de 190.000 a 210.000 en 2006, los pacientes que reciben tratamiento antirretrovírico actualmente sólo ascienden a 10.000 y posiblemente el número aumente a 30.000 a fines de 2008. Posteriormente en la entrevista señaló que sin un programa de control efectivo, el número de pacientes afectados por el VIH/SIDA en Indonesia probablemente alcance el millón en 2010.

“A largo plazo, la versión genérica de los medicamentos patentados se utilizará ampliamente en los países en desarrollo”, afirmó.

Es artículo es usado bajo una licencia creative commons.