lunes, 8 de marzo de 2010

Nombres de Dominio/Defendiendo tus intereses en Chile

Importancia de su Dominio ¨.cl¨
El dominio ¨.cl¨ es el identificador que agrupa a todos los dominios inscritos en Chile a través de Nic Chile. A la fecha hay más de 270.000 ¨.cl¨ inscritos, cifra que supera ampliamente a otros países de la región y que deja en evidencia que los cibernautas al buscar un servicio, producto o empresa en nuestro país tienden a utilizar los dominios ¨.cl¨ como referencia, por sobre otros identificadores globales como ¨.com¨ o ¨.net¨. Lo anterior ha derivado en que hoy en día tener un dominio ¨.com¨ puede ser menos eficaz para difundir su contenido entre los cibernautas y posibles consumidores o clientes Chilenos que un dominio ¨.cl¨.

Inscripción de su Dominio ¨.cl¨
En Nic Chile se puede inscribir cualquier denominación que esté libre, esto quiere decir que en ese momento no esté inscrito por parte de un tercero. Una vez que se solicita un dominio existe un periodo de treinta días en los cuales un tercer interesado o interesados pueden solicitar el mismo dominio, en este caso se comienza una controversia que puede derivar finalmente en un arbitraje para la asignación del mismo. A diferencia del mundo de las marcas, no existe un estudio previo por parte de Nic Chile para determinar si una nueva solicitud afecta derechos de terceros, por lo que es de vital importancia contar con una vigilancia apropiada de sus marcas y nombres de dominios en caso de que surjan solicitudes de terceros que puedan ser idénticas o similares a las suyas. En Albagli Zaliasnik nos preocupamos de inscribir debidamente sus nombres de dominio, como también de su posterior vigilancia y renovación.

Si no existen nuevas solicitudes por el dominio pasados los treinta días de su solicitud, este queda inscrito a nombre del titular que lo haya solicitado. El dominio tiene una vigencia de dos años, pudiendo este renovarse por plazos sucesivos desde los dos hasta los diez años.

Controversia en Asignación de un Dominio
En caso de existir más de una solicitud por el mismo dominio, generando una controversia en la asignación del mismo, se inicia un proceso de solución de conflicto. El primer paso para lograr una solución es una audiencia de mediación desarrollada en Nic Chile entre las partes interesadas y un mediador de este organismo. El resultado de esta mediación no es vinculante para las partes, pero es una instancia de vital importancia para que las partes se conozcan y de manera inmediata se logre identificar algún posible acuerdo que de término al conflicto antes que este llegue a un juicio arbitral.

Los acuerdos alcanzados entre las partes anteriores a un juicio arbitral deben de todas maneras indicar quien se hará acreedor del dominio, puesto que es incompatible que un mismo dominio tenga más de un titular. Para lograr el desistimiento de una de las partes los acuerdos pueden variar y no son por ningún caso taxativos, a modo de ejemplo se puede nombrar la compensación económica o la limitación de uso del dominio en lo que se refiera al rubro, productos o servicios de la otra parte.

Si la audiencia de mediación o las futuras negociaciones entre las partes no son fructíferas, Nic Chile designa un árbitro quien finalmente conocerá del caso y asignará el dominio a la parte que logre acreditar un mejor derecho sobre el mismo. Un juicio arbitral siempre tiene incluido dentro del mismo los honorarios arbítrales, a la fecha los árbitros incluidos en la nomina de Nic Chile fijan sus honorarios en un rango que va desde los $500.000 pesos hasta $1.100.000 pesos. El pago de los honorarios arbítrales recaen exclusivamente en la parte que haya presentado su solicitud con posterioridad, llamado también segundo solicitante, o entre todas las partes si es que existiese más de una solicitud competitiva por el mismo dominio. El primer solicitante del dominio en un principio no debe cargar con este cargo, sin perjuicio de que el árbitro puede incluir el pago de las costas al primer solicitante en su fallo en caso de que así lo considere.

El juicio arbitral se desarrolla bajo el principio de la sana critica, donde el juez árbitro puede apreciar las pruebas de la manera que el considere más apropiada. Es en este punto donde toma un rol fundamental el aspecto marcario, toda vez que es ampliamente reconocido el hecho de que una marca está directamente ligada a un nombre de dominio, y que los cibernautas tenderán a relacionar el nombre de dominio con el producto o servicio que distingue la marca de su titular. Aunque ser el titular de una marca cuya denominación es idéntica a un nombre dominio no asegura completamente el éxito en un juicio arbitral, donde el juez arbitro tiene un sin numero de antecedentes que tomar en cuenta al momento de fallar, es un hecho de mucho peso que se toma en cuenta al momento de decidir quien tiene un mejor derecho sobre el dominio y su definitiva asignación.

Revocación de un Dominio
La última forma de poder resguardar derechos validamente adquiridos en el mundo de los nombre de dominios es a través de la revocación de un dominio. La revocación de un domino se da cuando un tercero que ve sus derechos afectados por un dominio ya validamente registrado comienza un proceso de revocación por el cual se intenta revocar la titularidad del mismo. A diferencia de las controversias de asignación de dominios tratadas anteriormente, acá estamos frente a un dominio que ya está registrado y donde se ha vencido el plazo de treinta días para presentar nuevas solicitudes. El proceso de revocación es muy similar al de controversias de asignación de dominios, existe una audiencia de mediación desarrollada ante Nic Chile y posteriormente un juicio arbitral en caso de no existir acuerdo. La gran diferencia entre ambos procesos es que la revocación es más difícil de conseguir para quien la está solicitando, ya que en este caso no solo se debe probar que existe un mejor derecho para ser el titular del dominio, sino que se debe probar ante el arbitro que el titular del domino ha actuado explícitamente con mala fe al momento de inscribir el domino y que esto ha causado un perjuicio.

Una Debida Protección de sus Derechos
En el mundo que vivimos hoy se puede concluir que la existencia de un dominio web equivalente a sus productos, servicios o empresa puede resultar perjudicial para sus intereses, hoy cada vez más gente tiene acceso a Internet, y es utilizada como una herramienta de suma importancia al momento de informarse, buscar negocios, comprar productos o contratar servicios. En este ámbito, el identificador ¨.cl¨ ha probado ser líder en nuestro país por sobre otros identificadores globales al momento de solicitar paginas de empresas nacionales o con actividades en nuestro país. Por todo lo anterior, es aconsejable solicitar e inscribir todas las denominaciones ligadas a sus marcas comerciales y sus negocios, de esta manera se puede prevenir una futura inscripción maliciosa por parte de un tercero. Aparte de ofrecer a nuestros clientes el servicio de inscripción de dominios, Albagli Zaliasnik otorga una estricta vigilancia de sus marcas y nombres de dominio para reaccionar de manera rápida e eficaz ante nuevas solicitudes similares o perjudiciales para sus intereses. No dude en contactarnos en caso de necesitar más información en relación a la debida protección de sus dominios o sus derechos en Internet.

No hay comentarios: